01/12 - Interés para la salud

Día mundial de la Lucha contra el Sida

En el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, que se conmemora cada 1 de diciembre, entrevistamos a Cristina Miglioranza, médica especialista en enfermedades infecciosas, para conocer un poco más de esta enfermedad que afecta a 36.7 millones de personas en el mundo.

¿Qué es el VIH?
El virus de la inmunodeficiencia humana compromete las células de la inmunidad del individuo, alterándolas y disminuyéndolas, y eso permite que aparezcan ciertas enfermedades, que llamamos oportunistas, porque aprovechan esa oportunidad de las defensas bajas y enferman al paciente. Pueden ser enfermedades infecciosas o hasta algunos tumores o cánceres relacionados con el VIH.

El SIDA es la enfermedad que se produce como acción del virus de la inmunodeficiencia humana.

Es una patología que se transmite sobre todo a través de relaciones sexuales no protegidas, a través de sangre contaminada con el virus, y de la madre al niño, tanto en el momento del embarazo, del parto o de la lactancia. También se transmite al compartir agujas, por ejemplo, en usurarios de drogas intravenosas.

La edad promedio de la población que vive en Argentina con VIH es de 30 años, pero está creciendo cada vez más la población infectada mayor de 50 años. Esto último se da por dos situaciones: personas que van envejeciendo con el virus, y personas que adquieren la infección después de los 50. Esta situación está aumentando en el mundo y en la Argentina. En los hombres puede tener que ver con los agentes que potencien la virilidad. Los jóvenes tienen más permeabilidad al uso de preservativo que los hombres mayores. Y en el caso de las mujeres, puede llegar a tener que ver con que, como no está considerado el embarazo como un riesgo, se deja de pensar en el uso del preservativo y entonces no se cuidan.

 

Tres momentos distintos de la infección por VIH:
El virus del VIH fue descubierto en el año 1983 y a más de 35 años de nacida la pandemia a nivel mundial, han transcurrido muchas etapas del proceso de la enfermedad.

1.- El descubrimiento del virus. Del año 1983 al 1987 fueron los años oscuros del HIV, porque no había mucho más que hacer que compadecerse y acompañar a los pacientes. Aparece el primer antirretroviral, el AZT (Zidovudina).

2.-La segunda era es la del tratamiento antirretroviral, cuando surgen las drogas para el tratamiento del VIH. También aparece la especialización en los profesionales de la salud en la atención de estos pacientes. Ahora, aquellos pacientes a los que antes solo se los podía acompañar a morir, tenían una posibilidad de vivir con el VIH.

3.-Después del año 2000 empezamos a hablar de una era diferente que es la de la enfermedad crónica. El VIH se ha transformado en una patología crónica como puede ser la diabetes o la hipertensión arterial. No podemos hablar todavía de una cura a la brevedad, pero sí hay herramientas para tratar a las personas que viven con VIH y hacer que tengan una vida similar a cualquier persona que no lo tuviera. Con la revolución del tratamiento las personas pasaron de morir de Sida a vivir con VIH.

 

¿Cuál es el riesgo para tener una infección por VIH?
Es una patología que nos preocupa y que nos puede ocurrir a cualquiera de nosotros. El riesgo es ser una persona sexualmente activa, independientemente de la edad, del sexo, del género y de la elección sexual.

 

¿Cómo es el tratamiento?
El tratamiento hoy en día se compone de medicación que se toma por boca, en asociación de drogas, pero se ha simplificado enormemente la cantidad de pastillas que hay que tomar y la cantidad de veces en el día que hay que tomarlas. A lo mejor hoy, con una sola pastilla, una sola vez al día, es suficiente, ya que en esa pastilla hay una combinación de dos o tres drogas. Y de esta manera el paciente puede hacer una vida totalmente normal.

 

¿Cuántos infectados hay en el país?
En la población de Argentina hay una prevalencia del virus de VIH de 0,4%. Pero si uno habla de algunos grupos poblacionales, como por ejemplo las trabajadoras trans, tiene un 34% de prevalencia. En el caso de las trabajadoras sexuales está alrededor del 7% al 10%.

Hay algunos estudios preliminares que indicarían que en la ciudad de Mar del Plata la prevalencia podría ser mayor que la población general en la República Argentina.

Cuando arrancó la epidemia, Mar del Plata era uno de los centros del país que tenía un alto número de pacientes con VIH. Por este motivo en la ciudad hay profesionales con experiencia que hace 30 años están trabajando en SIDA.

 

¿Cómo se diagnóstica?
El análisis consiste en una muestra de sangre. Hay algunos test que se pueden hacer en saliva, pero no siempre contamos con disponibilidad en Argentina.
En cualquier centro público de salud es gratuito. Solo tenés que firmar un consentimiento.

 

¿Las medicaciones son gratuitas?
En la República Argentina la medicación retroviral es gratis, ya tengas una prepaga, obra social o cualquier paciente que no tiene ninguna cobertura. Lo que es importante destacar, es que el que no tenga cobertura puede recibir la misma medicación que los que sí la tienen. En esto Argentina es pionera y abanderada y es uno de los países de América Latina que cuenta con disponibilidad del tratamiento retroviral universal para todos los pacientes que tienen VIH. No sólo la medicación es gratuita sino los análisis de diagnóstico y seguimiento del paciente.

 

¿Qué es el 90-90-90 de la OMS?
La Organización Mundial de la Salud se propuso como objetivo para el 2020 una estrategia que llamamos 90-90-90. Esto consiste en que a nivel mundial el 90% de la población que tiene VIH lo sepa. Para eso hay que estimular el testeo. Hay que hacerse el test de VIH por lo menos una vez al año si no tenés pareja sexual estable.

Hoy en el país hay cerca de 120.000 personas que viven con VIH y solamente el 70% saben que tienen el virus. El VIH puede no presentar síntomas por un periodo de alrededor de 10 años, y en todo ese tiempo el individuo puede transmitirlo sin saberlo. En todo ese tiempo, al desconocer su estado de portador, el individuo enferma, deteriora su sistema inmunitario, se complica su salud, y además lo transmite.

El segundo 90 que propone la OMS es que de ese 90% que debería conocer su estado de positivo esté en tratamiento antirretroviral. Porque sabemos que es la manera de aferrarse a la vida, de tener una enfermedad controlada, de que sus defensas no disminuyan y que no haya lugar para las enfermedades oportunistas.

El último 90% al que aspira la OMS es que, de ese 90% de pacientes que están en tratamiento, estén con una enfermedad controlada. Eso se mide en un análisis que determina la carga viral circulante, que debe ser lo más cercano a cero. Se busca que la carga viral sea no detectable o no dosable, porque sabemos que estas personas prácticamente no transmiten el virus. Entonces, no solamente mejoran su estado de salud, sino que esto actúa como lo que llamamos “el tratamiento como prevención”. El tratamiento de las personas con VIH previene la infección del resto de las personas de la comunidad que no la tienen.

 

¿Cuál es la importancia de un diagnóstico temprano?
Un paciente cuando recibe un diagnóstico de un test positivo tiene miedo. Pero yo le explico que hoy por hoy es una enfermedad crónica, lo bueno es saber que uno la tiene cuanto antes porque hay más tiempo para actuar y ayudarlo a tener una vida normal. Les explico que el tratamiento hace la diferencia entre morir de Sida o vivir con VIH.

No es lo mismo ofrecerle un tratamiento y una buena calidad de vida a un paciente con un diagnóstico temprano que en uno tardío. Hay un tiempo de oro que se pierde que después no se puede recuperar. Por eso es importante que la comunidad médica tome conciencia de solicitarles a sus pacientes, aunque sea una vez, un test de diagnóstico de VIH como les pedimos glucemia o colesterol. Y por otro lado, sí el médico no lo pide, las personas deben ser las que lo demanden. “Agrégueme el test de VIH, quiero saber”. Siempre es mejor saber porque uno puede actuar contra eso, si uno desconoce no puede hacer nada.

Eventos